Selección nº24 del Club de Vinos

Selección nº24 del Club de Vinos

  1. ARNOT-ROBERTS Syrah Sonoma Coast 2016
  2. Can Ràfols dels Caus LA CALMA 2013
  3. Verónica Ortega VO Cobrana 2016
  4. BODEGAS FULCRO “Finca A Pedreira” 2017
  5. RONSEL DO SIL Vel’Uveyra 2016

ARNOT-ROBERTS Syrah Sonoma Coast 2016

(PVP: 53,90 € – Precio Club Sumiller: 49,90 €)

La bodega Arnot-Roberts nace en el año 2001 en Healdsburg (Sonoma-California), de la mano de dos amigos de la infancia, Duncan Arnot Meyers y Nathan Lee Roberts. Duncan y Nathan crecieron en medio de viñedos y viticultores en el Valle de Napa (California). Ambos se involucraron en la industria del vino en Napa, con Nathan (nieto del famoso bodeguero fallecido de Napa, Robert Mondavi) siguiendo los pasos de su padre como tonelero, y Duncan formándose en bodegas de renombre en Napa y Sonoma, como en Kongsgaard y en Pax Wine Cellars. La gestación de esta bodega fue lenta, invirtieron tiempo en encontrar los viñedos más marginales, aquellos en los que la temporada de crecimiento de la vid fuera más larga, viñedos extremos donde la influencia de las nieblas del pacífico son más intensas, de maduraciones largas y lentas que dificultaban el trabajo en la viña, pero con los que luego han obtenido los vinos más finos e intensos revolucionando la vitivinicultura en California. Actualmente elaboran hasta 17 vinos de pequeña producción (de 3 a 5 barricas por vino) con un mosaico de variedades como Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Syrah, Trousseau, Ribolla Gialla, Gamay, Pinot Noir, y Zinfandel, y mezclas de campo de variedades blancas mixtas de Sylvaner a Riesling. Su objetivo es hacer vinos que reflejen al máximo la zona de donde proceden, con la mínima intervención exógena, para lo cual buscan, los mejores viñedos, mejores viticultores y mejor clima. No les interesa la fruta en los vinos sino más bien la acidez y la estructura de forma natural con bajo grado alcohólico. Actualmente Duncan y Nathan se han convertido en viticultores de culto en USA y en el resto del mundo, gracias a sus vinos han sabido cautivar a sommelieres y aficionados por sus vinos de extrema pureza y precisión. Sonoma Coast AVA es una denominación de origen, creada en 1987 de unas 810 Ha. y menos de 10 bodegas, cuya característica más significativa es la influencia directa de las nieblas y corrientes frías de Pacífico como el famoso corredor entre montañas “Petaluma Gap” por el cual atraviesan las nieblas y corrientes frías del pacífico hasta llegando hasta la bahía de San Pablo en San Francisco. Es una denominación donde es habitual encontrar unos de los mejores pinot noir de California, pero también algunos Chardonnay y Syrahs. La añada 2016 se caracterizó por ser una añada fácil para el viticultor, una añada más fría que la 2015 y la 2014 en el que los vinos se muestran con equilibrio y más tensión que las añadas precedentes. Arnot-Roberts Sonoma Coast 2016 es 100% Syrah procedente de las parcelas Nellessen, Griffin’s Lair, Alder Springs y Clary Ranch. La vendimia entera fermentó con todo el raspón y sus levaduras naturales, prensado manual y posterior crianza en roble francés neutro durante 10 meses. El vino se muestra con intensidad en nariz con una fruta nítida y fresca, frutillos rojos, especiados, monte bajo y violetas. En boca el ataque es fresco e intenso, con mucha precisión y equilibrio entre la fruta, su estructura tánica y su acidez. Una maravilla de Syrah y un productor que merece la pena conocer. 12% alc.

Consumo óptimo: 2018-2025.

Armonías: platos de sabores intensos, parrilladas de carne, caza de pelo y de pluma, todo tipo de estofados, casquería, y otros platos potentes. También con algún queso curado tipo manchego o inglés Chedar.

 

Can Ràfols dels Caus LA CALMA 2013

(PVP: 30,90 € – Precio Club Sumiller: 28,90 €)

En 1979 Carlos Esteva decide irse a vivir a la finca de su abuelo, Can Ràfols dels Caus. Sus primeros escarceos con la viticultura tuvieron lugar en Menorca, en la década de 1970, pero no fue hasta que se hizo cargo de la finca familiar cuando decidió implicarse en cuerpo y alma a la producción de vinos de calidad, resaltando las características del paisaje y la arquitectura del lugar en un marco sostenible. La llegada de Esteva al Garraf supuso toda una revolución: no sólo se aplicó en restaurar la noble masía, que se encontraba en un estado ruinoso, sino que regeneró la explotación de sus viñedos, introduciendo nuevas variedades y métodos de cultivo, apostando por la excelencia vinícola, con un carácter singular y dotando a la bodega de una identidad propia. Con varias décadas de trayectoria en el universo del vino, Carlos Esteva continúa distinguiéndose por su amplia cultura en este sector –ha sido nominado titular de la prestigiosa Académie Internationale du Vin– y por su capacidad para diversificarse: no conforme con haber creado una veintena de referencias en Can Ràfols dels Caus –entre vinos y cavas–, ha impulsado otros proyectos como Mas Oller, en el Empordà, y Can Camps, una pequeña finca situada en pleno Parque Natural de Garraf.
Los vinos de Can Ràfols dels Caus expresan el carácter del lugar donde nacen, el Massís del Garraf, un paisaje totalmente original y único en toda Cataluña, una gran masa calcárea perteneciente al extremo meridional de la sierra del Litoral y limitada por los llanos del Penedès y el mar Mediterráneo.
Carlos Esteva, entiende su vino como un producto natural, ancestral y mediterráneo. Practica una viticultura ecológica y respeta las fermentaciones espontáneas, sin adición de levaduras seleccionadas. El resultado se traduce en vinos de mucha personalidad y calidad sobresaliente. En el lote de agosto del año pasado dimos buena cuenta de un magnífico cava, muy singular, oxidativo y diferente a los cavas convencionales. Hoy os traemos un blanco monovarietal de Chenin Blanc de la añada 2013, fruto de la vendimia número catorce desde que se elaboró por primera vez en 1999. La añada 2013 se caracteriza por ser una añada fría en la región y por tanto se beneficia de un ciclo vegetativo más largo, con niveles de acidez algo más altos y niveles de alcohol más equilibrados. La Calma 2013 es 100% Chenin Blanc sobre suelos calcáreos. Fermenta con sus levaduras naturales en barricas de roble francés donde se cría durante 4-5 meses y otros 24 meses en botella antes de salir al mercado. El resultado es un vino de color dorado con notas de fruta madura de hueso, notas ahumadas, miel y paja húmeda, membrillo con toques delicados de especias sobre un fondo mineral calcáreo. En boca es untuoso, con estructura y equilibrada acidez, sápido con final largo y mineral.

Puntuaciones: 94 PARKER.

Producción de 3.861 botellas. 12,5% Alc.

Consumo óptimo: 2018-2024.

Armonías: marisco, todo tipo de pescado, verduras asadas y a la parrilla, platos a base de arroz, como el risotto y la paella, pasta, quesos, platos a base de salsa holandesa y salsa bechamel.

 

Verónica Ortega VO Cobrana 2016

(PVP: 22,90 € – Precio Club Sumiller: 21,85 €)

Cobrana 2016 es el nuevo vino de Verónica Ortega, viticultora del Bierzo de quien ya hablamos en un lote anterior y de su magnífico vino blanco CAL. Resumiendo un poco su trayectoria, Verónica es gaditana de origen, donde estudió enología. Trabajó en el Priorat para Daphne Glorian (Clos Erasmus) y Álvaro Palacios y pasó algunos años trabajando en Francia, en la Borgoña (en Domaine de la Romanee Conti y Comte Armand) y en el valle del Ródano norte, en la Domaine Combier. Volvió a España y comenzó su propio proyecto en la comarca del Bierzo. Empezó con el primer vino de su proyecto llamado ROC, con Mencía procedente de 2 viñedos muy viejos en Valtuille de Abajo. En el 2013 sacó un segundo tinto, más accesible, criado en barricas y ánforas, llamado Quite. Luego vino su blanco de Godello llamado CAL y sus últimos vino son VO Versión Original y el vino que nos ocupa en este lote, VO Cobrana 2016. Verónica se está consagrando en el Bierzo como elaboradora de vinos finos y elegantes, donde todo parte de una materia prima excelente y unas prácticas de vinificación poco intervencionistas. VO Cobrana 2016 es la primera añada de ésta cuvee procedente de una viña vieja de Mencía de 90 años y otras viejas variedades locales (sobre un 25%) de Doña Blanca, Palomino y Garnacha Tintorera, que comenzó a trabajar a principios del 2016. La viña se sitúa en Cobrana, un pequeño pueblo del Bierzo Alto, limítrofe de la denominación de Origen. Esta viña, con 750m de altitud y un interesante suelo de pizarra degradada y arcilla, es una de las zonas de maduración más tardía del Bierzo, con un perfil más fresco y anguloso que el valle. La añada 2016 fue una añada excelente en Bierzo, una añada más fría y de corte más atlántico lo que proporcionó vinos más frescos y equilibrados. VO Cobrana 2016 fermentó con sus levaduras naturales, con el 100% de racimos enteros en un tronco-cónico abierto de madera de 3.000 l. de capacidad. Verónica realiza una vinificación al estilo local de la zona, mezclando variedades tintas y blancas en una larga maceración de solo una parte de las pieles. Tras la fermentación alcohólica realiza la maloláctica y se cría durante 13 meses en ánfora de 800 l. y barricas de roble francés de 228 l. VO Cobrana 2016 es un vino de una trama liviana pero vibrante, de un color muy ligero y intensa nariz de frutas rojas, fresa ácida y frambuesa, con un fondo balsámico que lo hace fresco y elegante con un agradable equilibrio en boca.

Producción de 2.300 botellas. 13% Alc. Ph: 3,6 Acidez Total: 5,2gr/l

Consumo óptimo: 2018-2024.

Armonías: chacinas, quesos, carnes blancas, atún, asados de cerdo y ternera, estofados, parrilladas de carne y algunas aves asadas.

 

BODEGAS FULCRO “Finca A Pedreira” 2017

(PVP: 10,90 € – Precio Club Sumiller: 8,90 €)

Manuel Moldes, más conocido por Chicho, es el vitivinicultor de Bodegas Fulcro, ubicada en Vilalonga (Sanxenxo). Chicho, es uno de esos tipos, humildes y majos de verdad, siempre dispuesto y con una sonrisa en la cara, a quien llevamos siguiendo desde sus comienzos y por quien nos sentimos orgullosos por la evolución de sus vinos y la grandeza de los mismos a pesar de sus precios contenidos. La bodega de Chicho en realidad, es una zona ampliada de su casa, donde siempre elaboraron vino para ellos. En el año 2009 decide dar rienda suelta a su gran pasión y hobbie y hacerse cargo de la bodega con la intención profesionalizarla. La primera añada que comercializa es la 2010 y esta es la séptima vendimia que comercializa. Actualmente sigue siendo una bodega pequeña, produce tan solo 20.000 botellas en total, pero de un nivel insuperable en su gama de precios. Como él dice, podría crecer mucho más, pero prefiere crecer muy poco a poco y hacer el estilo de vinos que a él le gustan sin la presión de tener que vender. A Chicho le gusta elaborar unos vinos muy personales y alejados de la gran mayoría de Rias Baixas. Busca que el vino guarde la frescura de la variedad y por ello sus vinos no hacen maloláctica. Le gusta que sus vinos sean muy minerales por eso siempre busca las mejores parcelas de la zona, suelos de granito y “Xisto” (especie de pizarra roja muy desgastada). En bodega la intervención es mínima tratando respetar la identidad del vino al máximo. Actualmente elabora 3 blancos de uva albariño, Fulcro, Finca A Pedreira y A Pescuda y 2 tintos, uno proviene del Bierzo en colaboración con su amigo Jose Antonio García llamado Pescuda tinto y un nuevo tinto llamado Aliaxe, que sale al mercado en julio de este año, elaborado con las variedades autóctonas Caiño y Espadeiro. La añada 2016 y aún más si cabe la añada 2017 son añadas cálidas en Rías Baixas, donde los blancos se muestran menos afilados y más aromáticos y con más volumen que en añadas normales y los tintos menos tirantes y más redondos de lo habitual. En nuestra opinión uno de los productores que tiene mejores vinos en esta añada 2017 es Chicho, mejor si cabe que la añada 2016 y atención a los tintos de esta añada en las Rías Baixas, va a ser claramente un año de grandes tintos. Finca A Pedreira 2017 es 100% Albariño, que procede de la finca del mismo nombre, de suelo granítico compacto con mucho cuarzo y mica, con una edad de 40 años y buena pendiente, y otras 2 parcelas adyacentes en la misma zona de la Pedreira. Por allí habitan patos que hacen de abono y herbicidas naturales. Finca A Pedreira 2017 fermenta con sus levaduras autóctonas en depósito de acero en un 90% y en barricas usadas un 10%. El vino se cría durante 7 meses con lías muy finas. No realiza la maloláctica. El resultado es un blanco sutil, con aromas muy francos a cítricos, fruta blanca y florales con un fondo salino. En boca tiene una textura sedosa y vibrante acidez con un final largo y salino. En nuestra opinión, es el blanco con mejor relación calidad-precio de España. ¡¡Disfrútenlo!!

Producción de 11.000 botellas. 12,5% Alc.

Consumo óptimo: 2018-2025.

Armonías: con los yodados típicos de los mariscos y pescados grandes. Dado su carácter ácido hará buena armonía con ensaladas y algunas verduras de difícil maridaje.

 

RONSEL DO SIL Vel’Uveyra 2016

(PVP: 11,90 € – Precio Club Sumiller: 10,45 €)

La bodega Ronsel do Sil (Estela del Sil en gallego, en referencia a la estela que dejan los barcos cuando navegan por el río Sil) se creó en el año 2010, por Maria José Yravedra (responsable de la dirección técnica de la bodega) y su marido Felipe Pérez-Somarriba, (responsable de la gerencia y administración) con el objetivo de elaborar de vinos de alta calidad dentro de la D.O. Ribeira Sacra asumiendo las peculiaridades de la orografía de la zona y con una apuesta firme por las variedades autóctonas, siempre desde el respeto por el paisaje y su sostenibilidad.
La bodega está ubicada a 10 km de Parada de Sil en la subzona de Ribeiras do Sil. Cultivan 2 Ha. de viñedo, parte propio y parte arrendado a viticultores de la zona. La totalidad de la superficie es vendimiada a mano en los escarpados bancales característicos de la Ribeira Sacra. Elaboran sus vinos en una pequeña bodega rehabilitada de un antiguo lagar, cuya filosofía se basa en ensalzar las variedades autóctonas mediante una cuidada elaboración artesanal. Las variedades cultivadas son las tintas Mencía, Merenzao, Caiño, Garnacha Tintorera, Mouratón (Negreda) y las blancas Godello, Treixadura y Dona Branca, plantadas en micro parcelas y laderas que vendimian a mano. El año 2016 fue una añada de maduración fenólica excelente, donde los vinos se muestran equilibrados y con una aromaticidad alta. Ronsel do Sil Vel’Uveyra 2016 es un 85% Mencía de viñas viejas, 10% Garnacha Tintorera y un 5% Negreda (Mouratón). Los suelos son mayoritariamente graníticos aunque hay zonas de suelos metamórficos. La vendimia es manual, la fermentación espontánea con sus levaduras autóctonas en tinos de roble de 5.500 l. La crianza se lleva a cabo en estos tino de roble de 5.500 l. y una pequeña partes en barricas de roble francés de varios usos. “Vel’uveyra”, en gallego ‘mira la viña’, representa las lunas y el cromatismo de la uva mencía en las estaciones del año. En nariz se muestra aromáticamente sutil e intenso con bayas silvestres, zarzamora, flores secas de violetas. En boca es fresco, sabroso, con una acidez integrada y en conjunto muy placentero.

Producción de 24.000 botellas. 12,5% Alc.

Consumo óptimo: 2018-2022.

Armonías: guisos de legumbres, menestras y pulpo “a feira”, lacón con grelos y potajes. Cecina, caza, casquería, parrilladas de carne….