Selección nº26 del Club de Vinos

Selección nº26 del Club de Vinos

  1. GÜNTHER STEINMETZ Brauneberger Juffer GB Riesling 2016
  2. NIEPOORT Poeirinho 2014
  3. DEMENCIA Godello 2017
  4. PÍCARO DEL AGUILA Clarete 2016
  5. 4MONOS Viticultores GR10 2016

 

GÜNTHER STEINMETZ Brauneberger Juffer GB Riesling 2016

Weingut Günther Steinmetz es una bodega tradicional alemana ubicada en Brauneberg, zona histórica de los mejores rieslings del Mittel Mosel (transcurso medio del río Mosela afluente del Rhin). En 1999, Günther Steinmetz otorgó a su hijo, Stefan, la responsabilidad principal de la producción del vino. La transición a la siguiente generación permitió no solo la continuación de la bodega tradicional, sino también una mejora en todas las áreas de vinificación a través de conocimientos comprobados y recién adquiridos y técnicas modernas de producción. Actualmente Stephan trabaja aproximadamente 9 Ha. en los campos que rodean Brauneberg y sus comunidades vecinas. Además del sello distintivo de la bodega, la ubicación de Brauneberger Juffer, también tienen parcelas en los tradicionales Kestener Paulinshofberg, Piersporter Goldtröpfen, Wintricher Geierslay y Oligberg, Mühlheimer Sonnenlay, Veldenzer Grafschafter Sonnenberg, así como Dhroner Hofburg, de donde proceden sus mejores Riesling y Pinot Noirs. Stephan Steinmetz considera que la producción sostenible de vino en la región central del Mosela está estrechamente vinculada al respeto por la tradición. En primer lugar, el respeto por la tradición significa confinar el cultivo a las laderas históricas y lugares prominentes de pizarra, donde se han producido grandes vinos a lo largo de los siglos. Por otro lado viticultura orgánica, no utiliza ni fertilizantes, ni herbicidas, porque los grandes vinos solo pueden surgir de la armonía con la naturaleza. La vendimia es manual con rendimientos bajos. En bodega hay una prohibición estricta de cualquier uso de levaduras y aceleradores, además de aditivos acidificantes o deacidificantes. Del mismo modo, no se utilizan proteínas animales. Todos los vinos son, sin excepción, fermentados en barriles de madera o acero con malolácticas parciales en paralelo. Posteriormente detiene su fermentación de forma natural, lo que significa que los vinos, a pesar de ser secos, pueden terminar con un poco de azúcar residual (aunque raramente más de 20 gr/l), como de hecho se hacía en la zona en los viejos tiempos. Con los años ha perfeccionado este estilo y los vinos han ganado en elegancia y refinamiento sin perder presencia y complejidad aromática. El resultado son vinos singulares, con carácter y con una gran capacidad de envejecimiento que solamente pueden describirse como únicos.

La añada 2016 será con mucha probabilidad una de las mejores añadas de lo que llevamos en este siglo. El ciclo vegetativo comenzó de forma bastante dramática. A finales de la primavera de 2016, aunque no hubo problemas de heladas como en muchas otras regiones vinícolas como en el norte de Francia y Austria, hubo seis semanas de lluvias continuas. Esta lluvia no solo causó una floración tardía e irregular que duró hasta julio, sino que también dio lugar a la propagación del Mildiu generalizado (como ha sucedido este año 2018 en Rías Baixas), las cuales redujeron drásticamente los rendimientos. En julio y agosto sin embargo el tiempo dio un giro de 180º y el tiempo en verano fue seco y soleado con uno de los septiembres más cálidos de la historia, con un otoño seco y fresco también lo que produjo que prácticamente este año no se desarrollara botrytis noble. La vendimia se llevó a cabo con uvas perfectamente maduras y sanas. La añada 2016 nos regala unos rieslings clásicos, no con mucha concentración de acidez y extracto, pero los mejores riesling como éste Brauneberger Juffer son exuberantes, jugosos y con mucha precisión. También serán una añada de excelentes icewines.

Günther Steinmetz Brauneberger Juffer GB Riesling 2016 es una selección de las mejores uvas de la parcela Hasenläufer en el prestigioso viñedo de Brauneberger Juffer (Juffer era para Napoleón el arquetipo del disfrute del vino supremo) en el pueblo Brauneberg en la margen derecha del valle del Mosela medio. Es la primera vez que se elabora esta selección, de ahí las siglas en la etiqueta “GB” que obedece al nombre “Great Brauneberger”. El viñedo Hasenläufer es único porque contiene una piedra de pizarra azul, gris y marrón, mezclada con arena roja y grava solo encontrado allí y en las parcelas contiguas. El resultado es uno de los rieslings más delicados y elegantes que hemos tomado del Mosela, tiene una pureza y precisión extraordinaria, con una fruta perfectamente madura y definida con notas de ralladura de limón, pomelo, manzana, albaricoque, ciruela claudia, notas sutiles de flor blanca como el jazmín y el azahar sobre un fondo mineral típico de este magnífico terruño. En boca se reproduce perfectamente lo que se percibe en nariz, con profundidad, mineral, complejo y muy equilibrado. Un vino de los que merece la pena hacer acopio y reservarlas para las mejores ocasiones.

Puntuaciones: 94+ PARKER.

Consumo óptimo: 2018-2045.

Producción total de 900 botellas.

Acid.T: 6,9 gr/l. Azúcar R: 15gr/l.

Armonías: todo tipo de pescados al horno, pescados en salsa, mariscos a la plancha, comida tailandesa, aves con salsas cremosas y especiadas, arroz de marisco….

 


NIEPOORT Poeirinho 2014

Niepoort es conocido en el mundo del vino por ser uno de los mejores productores de Porto. La familia Niepoort, de origen holandés, se introdujo en el vino cuando en 1847, Franciscus Marius. van der Niepoort se asoció con Eduard Kebe, que había fundado la bodega de “Porto” cinco años antes. Kebe murió un año más tarde y Niepoort se hizo con el control de la compañía hasta el día de hoy. La persona a cargo de la dirección de la bodega en la actualidad es Dirk van der Niepoort, quinta generación de la familia. La primera propiedad en el Douro fue comprada por Dirk en 1987 e inició una nueva era en la empresa con la creación del primer Redoma tinto en 1991. En los últimos años, Niepoort se ha marcado el desafío de interpretar otros suelos y climas. Dirk llegó a Bairrada por primera vez en 1995/96 e hizo algunos vinos con Casa de Saima (la bodega con las mejores Bagas viejas que conocemos) y Mario Sergio en Bageiras. En el año 2010, ayudó a Filipa Pato con un proyecto de vino fortificado. Por su paso por Bairrada llegó a la conclusión de que las características geológicas de los mejores suelos arcillo-calcáreos en combinación con la variedad autóctona Baga, difícil de cultivar, de abundante tanino y acidez, son la combinación del mejor terroir de Portugal. En el año 2012 compró Quinta de Baixo y poco a poco va adquiriendo pequeñas parcelas de Baga de viñas muy viejas, esparcidas por la zona de Cantanhede. Tomando como inspiración algunos de las grandes Bagas del pasado, comenzó a trabajar en el estilo que él cree que se adapta mejor a esta variedad de uva y lugar, con muy poca extracción, vendimiando pronto para conservar la acidez, trabajando mucho con racimos enteros y haciendo que el contacto con la madera sea menor utilizando fudres en vez de barricas, todo ellos en la búsqueda de la ligereza, la elegancia y la tiza.

La añada 2014 fue una añada difícil en Bairrada, el invierno fue largo, riguroso y con precipitación elevada como había ocurrido en el 2013. Una primavera casi inexistente y un verano que rondó los 30º C de media dificultaron el control de enfermedades y posterior maduración de las uvas. La vendimia comenzó a principios de septiembre y tras una selección rigurosa se logró un vino especial, con mucho carácter.

Poeirinho 2014 (Poeirinho es el nombre que recibía la variedad Baga antiguamente) fue vinificado en lagar, donde fermentó durante 4 semanas, terminando la fermentación en fudre usado de 2500 L. La fermentación maloláctica transcurrió en el mismo fudre, donde se prolongó durante 20 meses. Fue embotellado sin filtración. Poeirinho 2014 muestra un color violeta vivo de ligera concentración. El aroma es muy fino y complejo, con el “terroir” sobresaliendo de una forma notable. Mineralidad calcárea en plena armonía con notas de especias, cerezas y frutos silvestres. En boca, impresiona por la precisión, con una enorme estructura y mucha garra. Es incisivo, profundamente mineral y refrescante. La acidez elevada y los taninos presentes pero pulidos nos hacen creer que envejecerá muy bien en botella. Final muy largo, vertical y fresco.

Puntuaciones: 90 PARKER.

Producción de 7942 botellas.

Consumo óptimo: 2018-2028.

Con apenas 11% Alc. se debe tomar ligeramente fresco (15ºC) y en copas abiertas tipo Pinot Noir.

Armonías: gracias a su vibrante acidez y taninos abundantes armonizará con comidas grasas como el cochinillo (leitão en la gastronomía local), cabrito asado, estofados, caza, carrilleras, arroz de caza… Por su acidez armonizará también con algunos productos del mar como calamares, bacalao al horno o camarones cocinados con vino tinto. Los quesos preferidos de esta variedad son los quesos suaves y quesos con acidez como el queso de cabra y el queso feta.

 

DEMENCIA Godello 2017

La bodega Demencia de Autor nació en el año 2006 de la mano de Nacho León con el objetivo de llevar a cabo aquello que le apetecía hacer con locura, que era, nada más y nada menos que, hacer un gran vino al que llamaría “Demencia”. El nombre era un juego de palabras con la variedad autóctona con la que iban a elaborar ese gran vino, la Mencía. Nacho León es Ingeniero Agrónomo de formación y antes de emprender su propio camino en el Bierzo trabajó en bodegas como Marqués de Murrieta en La Rioja y bodega del Abad en el Bierzo. Con Demencia, se planteó un proyecto ambicioso y algo idealista: obtener un gran vino apoyándose en su particular forma de entender el viñedo, su suelo y las uvas de la variedades autóctonas Mencía y ahora también el Godello. Su filosofía radica en elaborar todos los procesos de la viticultura y vinificación de forma artesanal en pro de una viticultura y elaboración eco-sostenible, debido a esto, sus producciones son muy limitadas. Para ello, Nacho ha ido eligiendo pequeñas parcelas, con cepas muy viejas, y el suelo con unas características muy especiales, sobre todo por su composición, muy arenosa, y su inclinación. Actualmente Nacho trabaja 3 Ha. en propiedad y supervisa otras 4 Ha. de dos viticultores de confianza, de donde elabora Demencia, Pyjama Godello, Pyjama Mencía y Cachicán.

Demencia Godello 2017 es la primera añada que se comercializa. Procede de un paraje tradicionalmente muy valorado llamado “Los Caños” de suelos de arcilla con mezcla de elementos gruesos, en Villafranca del Bierzo. A este viñedo de 1,9 Ha. también llegó la Philoxera y fue replantado en el año 1905 con Mencía, pero intercaladas entre ellas se plantaron también Palomino, Doña Blanca, Garnacha Tintorera, Torrontés, Estaladiña (Merenzao en Galicia, Trousseau en el Jura), Brancellao y… un centenar de plantas de un excelente Godello, una casta de godello viejo de ciclo corto, muy sensible al sol y que presenta racimos de reducido tamaño. Este Godello centenario es muy estimado aparte de por ser muy viejo y ser un clon excelente, porque produce un vino amplio, untuoso y sabroso, con niveles de alcohol moderados y manteniendo una acidez natural excelente. Tras 7 años de implementación de técnicas agricultura ecológica en el viñedo y varias elaboraciones que no se comercializaron, finalmente, en la cosecha 2017, Nacho consiguió la cantidad y calidad adecuada de uvas para acometer una elaboración diferenciada de manera ancestral. La añada 2017 fue una añada de extraordinaria sequía, precedido de un invierno muy templado; todo el norte de España fue sacudido por una tremenda helada los días 26 y 27 de abril, con la viña muy avanzada, y generando importantes pérdidas de producción y consecuente daños en el viñedo y reducción de rendimientos. La vendimia tuvo lugar el 21 y 22 de agosto a primera hora de la mañana. Los racimos se prensaron de forma manual con la mínima intervención en la elaboración, el mosto se trasegó a un pequeño depósito de inox. donde realizó la fermentación espontánea con las levaduras nativas, para posteriormente introducir el vino en una barrica de roble húngaro de varios usos donde tuvo lugar una crianza de mes y medio. Tras este periodo breve de crianza en barrica permanece en depósito de inox. con sus lías durante 4 meses. Demencia Godello 2017 se presenta de color amarillo pajizo, nos da notas de manzana reineta, notas de lías, panadería, notas florales de tilo y un recuerdo de quinina. En boca es un vino amplio, con estructura y magnífica acidez, textura de cera de abeja, sápido y amargoso final que lo hace largo.

Producción: 272 botellas. Embotellado: Marzo 2018.

Acid.T: 7,20gr/l Alc: 12,8% Acid. Vol: 0,58

Consumo óptimo: 2018-2025.

Armonías: escabeches, mariscos a la plancha, pescados, aves, verduras, pulpo con cachelos, setas, foie gras, ensaladas etc..

 

 


PÍCARO DEL ÁGUILA Clarete 2016

Dominio del Águila es una bodega familiar con sede en La Aguilera, un pequeño pueblo de la Ribera del Duero, y dirigido por una pareja formada por Jorge Monzón e Isabel Rodero, “vigneron” y arquitecta respectivamente. En el año 2010 unieron sus fuerzas para hacer realidad su sueño…

La bodega pertenece a la “Denominación de Origen Ribera del Duero” y se encuentra en el “Consejo Ecológico de Castilla y León”. El mayor activo del Dominio es el viñedo, con 30 Ha. de viñas muy viejas, la mayoría en agricultura ecológica, además de 5 Ha. relativamente jóvenes (menores de 50 años). Son proveedores de uvas de algunas de las principales bodegas de la región desde hace más de 10 añadas.

La pasión de Jorge es la viña, proviene de una familia de varias generaciones de viticultores y sus estudios se basaron en ‘El suelo, la viticultura y la enología’ en las universidades de Burdeos y Borgoña. Trabajó con bodegas de prestigio como el Domaine De La Romanée-Conti durante más de dos años. También ha trabajado en España en el Grupo Vega Sicilia por un año y como director técnico de Bodegas Arzuaga-Navarro durante nueve campañas. Desde 2013 está ocupado a tiempo completo en Dominio del Águila.

Simultáneamente a los años de aprendizaje y experiencia en otras bodegas Jorge fue recuperando los viñedos de la familia, hasta reunir en propiedad un importante patrimonio de viña de muy alta calidad, verdaderos Grand Crus… donde la uva tempranillo es la verdadera protagonista, conviviendo de forma muy amistosa con otras variedades como blanca del país, bobal, garnacha, albillo, tempranillo gris, etc.

A la par del trabajo de recuperación de los viñedos, recuperaron un lagar tradicional del siglo XVII y seis bodegas/galerías subterráneas del siglo XV, que se han conectado y donde disponen de depósitos de hormigón y cubillos de roble. Empezando con la viticultura y terminando con la elaboración del vino, en Dominio del Águila se llevan a cabo todos los procesos de manera artesanal, siendo muy respetuosos con la naturaleza y haciendo una simbiosis entre tradición y conocimiento. Desde el uso de infusiones de hierbas, como la valeriana o la milenrama, para el tratamiento de las viñas, hasta el no clarificado ni filtrado del vino. Con estas premisas, el objetivo final de Dominio del Águila es hacer vinos puros y finos. Vinos ecológicos que sean capaces de envejecer durante mucho tiempo, pero que, sin embargo, puedan ser disfrutados en cualquier momento. Todos sus vinos están elaborados sin despalillar y pisados en el lagar como antiguamente. La fermentación maloláctica la realizan en “cubillos” (antiguo término en la zona para denominar las barricas) de roble de la más alta calidad y el envejecimiento en las galerías subterráneas. Actualmente hay cerca de 250 cubillos de roble. La marca principal de la bodega es Dominio del Águila Reserva, que ya incluimos en el lote de diciembre pasado.

La añada 2016 se caracterizó por un invierno seco y primavera cargada de lluvia, permitiendo almacenar esta agua que se hizo muy necesaria durante todo el verano extremadamente seco. Las bajas temperaturas durante la primavera retrasaron el brote de la vid, empezando el ciclo vegetativo con retraso. Un retraso que se fue regulando debido a las altas temperaturas registradas en julio y agosto, hasta el punto de retrasar la maduración en aquellos viñedos más jóvenes. La vendimia 2016 batió el récord de producción de la añada 2014, y no solo en producción también en calidad debido a las inmejorables condiciones climáticas y la excelente sanidad de los viñedos. Los vinos de esta añada se presentan con mucho volumen, con buena capacidad para afrontar el tiempo, con redondez y un tanino espectacular. Una cosecha que recuerda a las de finales de los 80 y principios de los 90. Pícaro del Águila Clarete 2016 es un vino que procede de algunas de las viñas más viejas de la localidad de La Aguilera, situadas a una altitud media de unos 830 metros. Son terrenos de arcillas rojas con algo de caliza. El Clarete nos remonta a la tradición, realizando una mezcla de Tempranillo y Blanca del país (con un pequeño porcentaje de otras variedades como Garnacha, Bobal, Bruñal, Monastrel, Tempranillo gris, Albillo, Garnacha blanca, Pirules, Jaén, Moscatel, Malvasías…). Todas estas viñas tienen más de 100 años y se han cultivado de forma tradicional. Hace años este era el vino tradicional de Ribera del Duero; no se trata de un rosado clásico, sino que la mezcla de variedades hace que sea un vino con aromas de blanco y alma de tinto.

Las uvas son sometidas a un prensado directo y se desfanga naturalmente en depósitos de hormigón en las cuevas. La fermentación alcohólica se realiza en cubillos de roble durante 8 meses. Y después realiza una crianza de 17 meses en cubillos de roble francés a muy baja temperatura en las cuevas subterráneas. No se clarifica ni se filtra por lo que se puede encontrar pequeños sedimentos que son totalmente naturales. Vino ecológico al cual no se le añade nada más que sulfuroso en bajas concentraciones.

Pícaro del Águila Clarete 2016 nos da notas de cremosas, notas de manzana roja, piel de cítricos, pétalos de rosas y especias dulces sobre un fondo de mineral. En boca tiene una estructura más sólida que un rosado convencional, bien balanceado por una magnífica acidez y un punto terroso y mineral en el retrogusto.

Producción: 9.830 botellas y 190 magnum, 7 bot. de 3 l., y 3 bot. de 5 l.

Consumo óptimo: 2019-2023. Se puede disfrutar desde ahora, pero no tengáis miedo a guardarlo, mejorará en botella. En el verano del 2019 estará en un magnífico momento.

Armonías: arroces de carne, arroz negro, calderetas, paellas, fideuas, pastas con salsas, pescados de carne prieta (bonito, bacalao, pez espada…) y carnes blancas, lasañas, etc

 

 

4MONOS Viticultores GR10 2016

El proyecto de 4monos Viticultores nace de la amistad. Está formado por 4 madrileños, dos Ingenieros Agrónomos y Enólogos, un Ingeniero de Caminos y un Ingeniero Naval : Javier García (enólogo también en Jiménez Landi y asesor de Viña Somoza en Valdeorras), Laura Robles, David Moreno y David Velasco. En el año 2009, decidieron no dejar morir las viñas que se iban abandonando en la zona y se embarcaron en la elaboración de una pequeña barrica, que ahora se ha convertido en un proyecto al que dedican todo su esfuerzo. La bodega se ubica en “Cadalso de los Vidrios”, Madrid, en la Sierra de Gredos y pertenecen a la “Denominación de Origen Protegida Vinos de Madrid”. También participan en la asociación “Garnachas de Gredos”, que nace de la necesidad de defender el potencial de las variedades autóctonas de la zona de la Sierra de Gredos (sobre todo garnacha tinta y albillo real) y la tipicidad que aportan los suelos y microclimas de la zona. Todo comienza en la viticultura y la búsqueda de las mejores viñas. Por eso la filosofía de 4monos Viticultores se basa en cuidar al máximo todos los aspectos relacionados con ellas, desarrollando una viticultura respetuosa con el medio ambiente. Trabajan 7 Ha. de viñedo, 5 de ellas en propiedad, prácticamente todas en Cadalso de los Vidrios salvo una parcela de San Martín de Valdeiglesias con la que elaboran La Danza del Viento Molino Quemado. También controlan otras 4 Ha. de viticultores locales en el municipio de Cenicientos. Todos los suelos que trabajan son de origen granítico. El suelo de los viñedos se trabaja con laboreo, nunca con herbicidas, aplicando abonados orgánicos cuando es necesario. Todas las labores en la planta se realizan de forma manual incluidas la poda y la vendimia. En bodega las labores se llevan a cabo de manera natural, con fermentaciones espontáneas, vendimias enteras con todo el raspón, sin apenas extracción y con crianzas en fudres para evitar interferencias del roble. El resultado son garnachas de gran frescura y jugosidad. 4monos GR-10 2016 es un nuevo vino de “Comarca”. El nombre GR-10 hace alusión a una ruta de senderismo que conecta Lisboa con Valencia y pasa por dos de sus viñedos de Cadalso de los Vidrios, San Martín de Valdeiglesias y Cenicientos donde se aúna el carácter de estas tres localidades. Viñas de altitud entre 700 y 800 m, con edades de las plantas comprendidas entre los 30 y los 85 años. Elaborado al menos con 85% de Garnacha y complementado con Cariñena, Syrah y Morenillo. 4monos GR-10 2016, tiene una nariz nítida y franca con notas de fruta roja confitada, pétalos de rosas, especiados y algo de caramelo. La boca está muy bien definida, es muy fresca para ser una Garnacha, donde se deja notar el tanino del raspón que equilibra el alcohol y hace que su paso por la boca sea fresco y muy equilibrado. Un vino desenfadado, fresco, ideal para tomar un día cualquiera.

Producción: 18.500 botellas. 13,5% Alc.

Consumo óptimo: 2018-2022.

Armonías: jarretes, carnes a la parrilla, verduras asadas, estofados, pescados grasos, pollo asado….

 

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras seguir leyendo sobre: